Lo que debes saber del succionador ideal

Cuando se avecina un San Valentín especialmente solitario, la necesidad de un contacto humano sensual puede resultar insoportable. Por eso, de entre todos los tipos de juguetes sexuales que vuelan de las estanterías durante la pandemia, la promesa del juguete de succión de imitar el sexo oral con la pareja suena tan atractiva en estos momentos.

Después de que marcas de juguetes de lujo popularizaran esta categoría relativamente nueva de estimuladores o el succionador de clítoris hace una década, las reseñas literalmente efusivas sobre su intensa sensación comenzaron a hacerse virales en los últimos años. Esto se debe a que, al utilizar la succión en lugar de la vibración, la tecnología de pulsación de los succionadores de clítoris proporciona un tipo de placer más profundo que la sacudida a nivel superficial del vibrador externo estándar, lo que a menudo resulta en un orgasmo que te derrite la cara en dos minutos o menos.

Pero hay un gran inconveniente: Los juguetes sexuales de succión no funcionan para todo el mundo (o incluso para la mayoría de las personas con vulvas).

El defecto de diseño fundamental de los succionadores de clítoris se reduce a la «boca» que hace toda la succión. Nadie ha encontrado una forma lo suficientemente universal como para adaptarse a la amplia gama de diferencias anatómicas únicas que se dan de forma natural en las vulvas. Así que si tu clítoris simplemente no se alinea con la abertura del juguete, el sexo oral que supuestamente simula es tan competente como un novio del instituto que aprendió todo sobre la anatomía femenina viendo porno. Ese novio del instituto, sin embargo, al menos no te cobraría entre 130 y 200 dólares no reembolsables por la frustrante decepción

La esperanza de un succionador de clítoris más inclusivo

El nuevo juguete lanzado en enero por Dame, una startup de tecnología sexual liderada por mujeres y conocida por su diseño innovador, cuenta con una abertura singularmente amplia que afirma acomodar «todos los tamaños de clítoris». Aunque no puedo verificar personalmente esta afirmación, el Aer es el primer juguete de succión que yo -un verdadero conocedor de los succionadores de clítoris- puedo recomendar enfáticamente a los novatos y a los escépticos de la estimulación sin vibración.

Con el Aer, Dame ha hecho lo que mejor sabe hacer. No ha reinventado la rueda, sino que ha redondeado todos los bordes cuadrados irregulares que todos los demás utilizaban para crear un producto que funciona mejor sin esfuerzo.

Como la mayoría de los juguetes de Dame, minimalistas pero de gran calidad, la innovación de Aer es sutilmente revolucionaria. Con un diseño centrado en la accesibilidad y en la facilidad de uso, más que en la espectacularidad, se ha construido pensando en las personas que utilizan los juguetes.

Gracias a la rigurosidad con la que Dame prueba y reitera los prototipos durante el desarrollo de nuevos juguetes, la experiencia humana es siempre la fuerza motriz de su diseño. Mientras tanto, la mayoría de las otras empresas de juguetes sexuales (incluyendo la mayoría de los competidores de juguetes de succión de lujo de Aer) no prueban sus juguetes en personas en absoluto antes de sacar nuevos productos y modelos. Esa tecnología se basa a menudo en la comerciabilidad en lugar de la usabilidad.

Sé el primero en comentar en «Lo que debes saber del succionador ideal»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*